La modernidad de la antigüedad

_CHA0023

“El criterio de belleza de la Antigua Grecia sigue vigente. En la historia, nunca hubo una representación más bella de la mujer que para ese entonces, ¡o columnas más atractivas! De hecho, todo el renacimiento se basó en la antigüedad”. Éstas fueron las palabras de Lagerfeld con respecto al último desfile de Chanel Resort 2018 bautizado Chanel Cruise.

 

La silueta helenística y la frescura son lo que caracterizan a esta colección y, por supuesto que el factor atemporal nunca falta en las líneas de la firma. Los accesorios en las últimas temporadas son algo a destacar, dado que son un tanto más literales con respecto a la temática y, manteniendo la elegancia de Chanel, se convierten en la fantasía de quienes adoran la marca.

 

La puesta en escena en la Galerie Courbe del Grand Palais de París trasportó a los espectadores a las ruinas griegas. Las modelos desfilaron entre columnas y olivos y, el créateur afirmó que no tuvo pretensiones de hacer una réplica de carácter literal.

 

El único detalle que, en lo personal, no me gustó, fue la selección de color del calzado que aludía al “Karbantine” griego. Creo que el verde agua y el salmón fueron una elección demasiado vibrante para la colección y pienso que el dorado metalizado logró acentuar los looks con un tanto más de elegancia que estos otros colores.

 

Los desfiles de Chanel hacen soñar a cientos de mujeres, porque el objetivo principal de la firma en sus presentaciones no es mostrar la indumentaria, sino crear una experiencia para el público y hacerlo soñar por un rato.

 

 

Créditos fotográficos: Vogue.com & Savoirflair.com