Sarah Kosta: joyas heart made

 

Hace un par de días tuve el placer de conocer y entrevistar a Sarah Kosta, una de las joyeras uruguayas más destacadas del momento. De visita en su atelier, me contó todo acerca de su nueva línea además de haberme sorprendido con una novedad que sacó de mi un espontáneo ¡wow!.

 

Sarah solía dedicarse a las finanzas, hasta que un día, con el incentivo de una de sus hijas, decidió hacer un curso de lo que tanto la apasionaba: la orfebrería. Jamás se imaginó que algo que la hacía tan feliz podía convertirse en su profesión. Sin embargo, aquellos que reconocían su talento en las joyas que hacía, la estimularon a lanzarse al mercado hasta que finalmente lo hizo, bautizando el emprendimiento con su propio nombre.

 

La firma realiza una joyería de autor, de suma exclusividad y trabajada a mano. Se caracteriza por la utilización de materiales nobles, piedras naturales y por trabajar con los más altos estándares de calidad. Si bien diseña dos líneas al año, tiene determinados modelos limitados y una línea especial para novias. Customiza piezas a pedido y otras son one of a kind, otorgándole así, diferentes facetas a una misma pieza.

 

Lo atemporal es una de los aspectos más importantes de Sarah Kosta. Aquellas piezas capaces de ser heredadas y pertenecer a las mujeres de una familia representan la esencia de la joyería.

 

La artista asegura que todo la inspira, desde la naturaleza y los paisajes hasta la arquitectura. Su inquietud y la necesidad de estar siempre actualizada son sin duda lo que renueva constantemente la energía de la firma. Hoy, Sarah se define como una persona libre, que aprendió a soltar las cosas, lo que le permite disfrutar de todo su proceso creativo y de hacer lo que más le gusta: trabajar con las manos.

 

Con la venta online, devino una marca internacional. Sin embargo, la fascinante noticia es que, hace pocos días se encuentra en la multimarca Wolf & Badger en el Soho de la gran manzana, donde seguramente causará furor en poco tiempo.

 

La femineidad y la sensualidad de las piezas dieron origen a Afrodita, el nombre de la nueva colección. No hay mejor concepto para definirla que “minimalismo orgánico”, dado que se inspira en la arquitectura orgánica y mezcla líneas puras con formas casi esculturales. Topacios celestes, turmalinas, la piedra de la luna y cuarzos rosados son sólo algunas de las piedras que forman parte de esta seductora colección.

 

Un proyecto hecho con amor, con joyas capaces de empoderar a toda mujer y trascender de generación en generación, definen la marca. Felicito a la artista por su nuevo spot en Manhattan y por llevar adelante un emprendimiento sólido, eterno, deslumbrante y facetado como un diamante.