Amma, inspired by José Ignacio

amma 3

Recorriendo José Ignacio en verano, conocí Amma, un local que con sus colores y su energía, me abrazó al entrar. Conocí a su diseñadora, Tatiana Esquiabo, y me llevé la sorpresa de estar en la única firma inspirada en el mismo balneario.

 

La emprendedora se crio en José Ignacio en un entorno familiar que abundaba en arte y diseño, por lo que siempre se sintió atraída por las carreras creativas. Desde los catorce años comenzó a tantear el diseño de indumentaria y, a la hora de elegir su profesión, se mudo a Montevideo para estudiar modas en la ORT.

 

Al poco tiempo de comenzar la carrera años atrás, Tatiana abrió Amma como una marca que vendía ropa vintage, hindú y una pequeña línea hecha por ella. Sin embargo, el año pasado, recibida hace ya unos años, optó por reinventar su firma.

 

La nueva propuesta de la marca está diseñada en su totalidad por Esquiabo y se inspira en la gente, en los colores, en la flora y en el estilo de vida del balneario en donde creció. Los detalles estampados y los bordados con una fuerte impronta artesanal, son fiel característica de sus diseños. Tatiana asegura que, si bien existen marcas con el estilo de José Ignacio, no había una firma que su diseño estuviese inspirado en el lugar.

 

La nueva colección que marcó el antes y el después de Amma tiene una interesante moldería que juega con capas. Las tendencias están aplicadas de la manera que más me gusta: con discreción. Dentro de una gama de pasteles hay además tonalidades suaves de rosados, verdes y amarillos y, por supuesto que para el balneario, la línea blanca no podía faltar. Los textiles son nobles y esta línea la protagonizó el lino. Sin embargo, lo más destacado es que todo es Made in Uruguay.

 

La diseñadora asegura tener afinidad por la estampación. La serigrafía con escasa carga de tinta, le da a sus prendas un interesante aspecto manual y, los pañuelos sublimados, son el touch perfecto de la colección. Los bordados los realiza junto a su abuela, quien de pequeña le enseñó a maniobrar el hilo y la aguja. La flor del panadero, diversos yuyos y las acacias son parte de la vegetación del lugar que inspira a estas texturas aplicadas.

 

Los sombreros, los bolsos de mimbre y los collares con piedras y caracoles del balneario que acompañan la colección, son sin duda algo a destacar. La lencería de La Madelaine y los accesorios de Santa Sofía están presentes en el local, complementando en armonía la nueva propuesta.

 

La firma, bautizada con el nombre de la santa de los abrazos de India, fue bien aceptada por sus fieles clientas en su renovación. Algunas aseguran que el nuevo estilo es sumamente diferencial y destacan la exclusividad de las prendas.

 

Lo que Tatiana Esquiabo hace, es algo realmente único. Su sensibilidad y la conexión con su lugar de origen le dan amor y creatividad a su trabajo. Estoy ansiosa por ver cómo nos sorprenderá en su primer colección de invierno estilo José Ignacio.

 

amma 1

amma 2