Better than Cheesecake

Si la fotografía pin-up tuviese que traducirse a la modernidad, la mejor interpretación sería sin duda la de Franco Schicke, talentoso fotógrafo y estudiante de modas uruguayo.

El pin–up es un movimiento que nace en los años 20 con mujeres que rompen con los esquemas sociales de la época. Se manifiesta a través de la fotografía y las ilustraciones de una persona en actitud provocativa, sonriendo o tan solo mirando fijo al lente.

Cheescake era un término equivalente a pin-up, ya que en los años 20 se populariza la frase “better than cheesecake” para referirse a las atractivas modelos pin-up. Los hombres llamativos en vez, eran llamados beefcakes.

Estas mujeres revolucionarias se atrevían a mostrar aquello que los más conservadores criticaban: la desnudez o la escases de ropa. En el siglo XXI, la mujer al desnudo es un tema que no sorprende, sin embargo Franco Schicke muestra aquello por lo que muchos luchan y que a los actuales conservadores les cuesta aceptar: el amor más allá del género.

Al igual que en muchas de las imágenes tomadas por FS, los fondos monocromáticos de colores vivos son una fuerte impronta de las fotografías pin-up. Ambos prefieren los amarillos, los rojos, los azules y los verdes.

Las modelos del movimiento en los años 40 eran retratadas con sus Victory Rolls en primer plano mirando fijamente a la cámara, como lo hace Franco Schicke con frecuencia en sus tomas al prototipo de la mujer moderna.

Tanto el fotógrafo destacado como el movimiento, expresan la sensualidad de la mujer enfocando en los labios rojos. El movimiento y el experto comparten la estética del tiro alto; el primero por una cuestión de época y el segundo por su estilo personal.

En las épocas del pin-up las modelos eran fotografiadas para publicidad, con los objetos innovadores del momento como lo eran la radio, la televisión, el primer teléfono o los discos de pasta. El artista fotográfico en varias ocasiones retrata también con objetos, tanto modernos con una fuerte impronta minimalista al igual que sus fotos, como con objetos vintage de la época a la que me recuerda.

Este paralelismo es simplemente una interpretación personal que surgió mirando las fabulosas imágenes del Tumblr francoschicke.com junto a mi profesora de historia de la moda a quien sin dudarlo le surgió el comentario “pin-up de los 50!” y entonces se me disparó la curiosidad por ver y comparar. No es que Franco Schicke se haya inspirado en esta época, todo lo contrario, el es 100% intuición, talento y creatividad enfocado en su propio instinto. Además se distingue fuertemente del pin-up con su estilo andrógino a la hora de lookear a sus modelos, con la fuerza de lo moderno y con una interesante manipulación de las luces y de los espacios dentro de sus composiciones. Pero, si tuviese que pensar en la reencarnación del pin-up en el mundo moderno, no dudaría en que estas fuesen las fotos de Franco Schicke, que son desde mi humilde óptica, far way better than cheesecake!