EMBI FLORECE EN LA MOWEEK

Hace ya un año atrás, Milagros Bonasso comenzó su propia marca de trajes de baño EMBI. Hoy, junto a su hermana María Paz, llevan adelante la colorida marca y con tan solo un año, ya están como local en la MoWeek.

Presentaron cuarenta diseños exclusivos únicamente para este fin de semana de la moda en Montevideo, los cuales se vienen realizando con dos meses de anticipación. La diseñadora asegura que seguirán saliendo nuevas líneas para distintas ferias y showrooms.

Aparte de los trajes de baño para hombres, también huvo tops y short polleras de mujer, e incluso pequeñísimos trajes de baño para niños de 2 a 12 años, los cuales me resultaron adorables.

EMBI trabaja siempre con muchísimo color, y lo más interesante de la línea fueron sin duda los estampados sublimados, en donde predominó lo tropical junto a su flora y su fauna, que le dieron a los trajes de baño muchísima frescura y alegría. Cada una de estas cuarenta estampas diferentes les llevaron a las diseñadoras mínimo una hora por cada una de ellas.

Acompañando a la línea, hubieron abanicos con las mismas estampas utilizadas para la indumentaria, los cuales me parecieron divertidos.

El stand era como estar en un local del caribe; había una tabla de surf contra la pared, arena bajo el mostrador, los colores daban frescura, tanto el blanco de los muebles como los fluos de los trajes de baño, bananas en algunos estampados y en el fondo había una increíble imagen que cubría toda la pared, de las Bahamas. Todo fue hecho por estas dos estudiantes de diseño (indumentaria y multimedia) en tan solo dos meses, lo cual resulta muy meritorio.

El productor de la sesión de fotos para la línea fue Nicolas Galván. Las imágenes fueron tomadas en los vestuarios viejos del Carrasco Polo Club, y los modelos fueron Emiliano Azambuja y Manuela Jude. La producción resulto ser muy sensual y se mostraba muy bien el producto. En mi opinión, me hubiese gustado que resaltaran los colores tanto como lo hacen en la realidad, pero un tono más apagado aportó a la sensualidad de la escena, lo cual se vio bien.

Le pregunté a Milagros qué era lo que ella más disfrutaba de todo, y aseguró que todo le apasionaba, desde la primera estampa hasta el primer short que le llegaba del taller, que todo lo hace bastante motivada ya que es lo que le gusta hacer.

Y, ¿qué hay más lindo que hacer lo que a uno realmente le gusta? Sin duda esta energía y vocación de las hermanas se vio reflejada en la vibrante línea para el verano 2016. Veremos con qué nos sorprende la próxima…